curso de ventas

Puedes hablar también del carisma, pero la influencia es en conocimientos del célebre coach Dale Carnegie, un 85% del éxito de las personas. Cuando eres un vendedor, es de suma importancia que sepas influir en la mente y decisión de quién compra sin ser invasivo. Debes ser una persona que transmita mucha confianza y serenidad, para que el cliente no se sienta inseguro de hacer la compra.

Interésate por el cliente… De forma genuina

Es complicado relacionarse con un cliente como si fuese un amigo, pero tienes que desarrollar la habilidad por la venta de ser un gran actor, a veces un curso de ventas ayuda a desarrollarte como vendedor. Trata de convivir con la persona mostrando que te importa lo que piense y sienta. Eso sí, busca la forma de que la conversación gire en torno al producto, que al final ese debería de ser el interés mutuo. Si consigues que la conversación vaya por ahí, tu interés siempre será de lo más genuino y honesto.

Vende con el principio de la escasez

El miedo a perder nace de tener mucho. Mientras más fichas tienes sobre la mesa de póker de tu lado, más te preguntas si seguir jugando, en cambio, al tener poco solo existe la voluntad y el hambre de tener más. Plantea el principio al escenario de vender, proponiendo tu producto o servicio como uno que no se consigue en ningún otro sitio, tratando de hacerlo ver como una oportunidad que no pasa frente al cliente dos veces en la vida.

La simpatía y el efecto de espejo

Siempre será bueno que conozcas a la persona que vas a encontrarte como cliente, y que te des la oportunidad de buscar implementar gestos, tono de voz o corte de pelo y tipos de vestimentas. Puedes caer muy bien a una persona con la que tienes cosas en común. Ten cuidado con la sobreactuación, o aparecer en la conversación como el hermano gemelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *